¿Que aspectos tener en cuenta al escoger un Nido?

Sabemos que elegir el Nido para tu hijo se ha vuelto una tarea bastante difícil y muchas veces estresante. Así mismo, es normal que como padres nos llenemos de dudas y preguntas. Y muchas veces no sabemos ni a qué aspectos prestar atención. Cuando se trata de la educación, estimulación y cuidado de tus pequeños es necesario considerar diversos aspectos. A continuación te mencionaremos los diez aspectos más relevantes, los cuáles no puedes perder de vista.

 

1. Un dato para tener en cuenta es saber cuánto tiempo en el mercado tiene elNido. Este dato te dará una idea de la experiencia que tienen no sólo
trabajando con pequeños sino atendiendo familias, resolviendo problemas, llevando una buena administración y superando retos. Puede no parecer
importante pero la experiencia de estar en el mercado va mucho más allá de tener buenas maestras y tener pasión por los niños. Ahora la competencia
es muy grande y cada año hay nuevos Nidos que inician con muchas ilusiones; pero no todos van a perdurar en el tiempo. Nos resulta mucho
más confiable un Nido que tiene mayor cantidad de años brindando su servicio y que cuenta con la experiencia necesaria.

 

2. Más allá de lo que hayas escuchado por amigos y familiares, métete a las páginas web y redes sociales de los nidos que están dentro de tus opciones,
revisa los testimonios o comentarios. Nada mejor que saber qué opinan los que han pasado por la experiencia. No te dejes guiar solamente por la
cantidad de estrellas, ni te desanimes si ves por ahí una sola estrella, lee los comentarios, de repente el de una estrella está valorando algo que para ti
no tiene importancia.

 

3. No te olvides de preguntar cuántos niños hay por clase y cuántos adultos por niño. El ratio ideal va depender de la edad de los pequeños. Para los
bebés menores de un año lo ideal es máximo 2 bebés por adulto. Las clases de los pequeños de 1 año y meses máximo 5 niños por adulto. Mientras que
las clases de niños con 2 años, es recomendable entre 7 u 8 niños por adulto. De 3 años podría ser como máximo 10 niños por adulto. De esta
manera podremos estar tranquilos de que nuestros pequeños están recibiendo la suficiente atención personalizada que necesitan para su cuidado y atención.

 

4. Cuando vayas a conocer el Nido, fíjate de qué tamaño son las clases. Uno pensaría que mientras más grandes ¡mejor! Pero no te dejes engañar por los espacios. Los estudios demuestran que en espacios más pequeños pero cómodos; se genera un mejor ambiente para el aprendizaje. Espacios muy
grandes favorecen que el niño se disperse mucho y le cueste concentrarse. En ese sentido, la recomendación es que a una edad más pequeña un
ambiente más grande es el adecuado; a una mayor edad, un ambiente más contenedor. Igual fíjate cual es el acceso al patio, jardín o exteriores.

 

5. Otro aspecto, que hoy en día se ha vuelto fundamental, es qué tanto fomenta el Nido la nutrición saludable en nuestros hijos y cuál es su postura ante ésta. Sin duda, es un elemento importante ya que durante la infancia se establecen los hábitos alimenticios, los cuales suelen llevarse por varios
años y son difíciles de cambiar. Pregunta si tienen algún programa especial de nutrición, si la lonchera está incluida en el Nido, pregunta que contiene y si hay políticas o lineamientos al respecto.

 

6. No podemos dejar de lado, el conocer la metodología y la currícula que emplea el Nido y en qué o quiénes se han inspirado para favorecer los
procesos de aprendizaje y enseñanza. Hay Nidos que apuestan por un solo enfoque y otros que toman lo mejor de varias corrientes. No importa tanto
cual sea el caso, la idea es que vaya contigo y que te parezca una manera atractiva y buena de aprovechar esas ventanas de oportunidad que son los
cerebros de los bebés en desarrollo. Pregunta sin miedo si el Nido cuenta con alguna acreditación educativa. Esto te dará la seguridad de que el
camino que haya tomado el Nido, lo está haciendo ¡bien! Porque mantener los estándares que las acreditaciones requieren merece un aplauso. Es
garantía de trabajo serio, riguroso y constante que se verá reflejado en tu pequeño.

 

7. La limpieza, no deja de ser relevante a la hora de elegir el adecuado Nido para nuestros hijos. Será necesario observar qué tan limpios mantienen los
baños del nido, sus pisos, los salones de clase y todo espacio el cual será usado por nuestros pequeños. No está demás preguntar y averiguar sobre
las políticas y/o prácticas de limpieza con la que cuenta.

 

8. En tu visita al Nido, fíjate o pregunta cuáles son todos los ambientes en los que estará tu hijo. Es mucho más estimulante, divertido y beneficioso que el niño esté en diferentes ambientes a lo largo de su estadía en el Nido. Es decir, que no se pase todas las mañanas ¡únicamente en su salón de clase! Muchas veces no consideramos esta pregunta en nuestras visitas a Nidos pero si es un aspecto que marca una diferencia.

 

9. No podemos olvidarnos de considerar la seguridad en el Nido. Primero detente a pensar que tan segura te sientes en ese lugar. Fíjate qué tan fácil
es el acceso a la puerta de salida. Después, pregunta los protocolos o políticas que tienen respecto a evacuaciones, sismos, capacitaciones en primeros auxilios, estas preguntas te darán una idea de que tan preparados están para atender emergencias que sabemos pueden ocurrir en cualquier momento.

 

10. Para terminar y uno de los aspectos más importantes, es la de conocer, conversar y observar a todo el equipo de trabajo. Directores, maestras
psicólogas, ya que necesitamos ver y sentir que estamos dejando a nuestros niños en manos de personas confiables, que se apasionan por lo que hacen, pero sobre todo con las personas que ¡puedas conectar! Que se lean mutuamente. Este será un trabajo de largo aliento pero no te olvides que las primeras impresiones cuentan, y lo que viste, sentiste y conociste en ese primer encuentro es para tomar en cuenta.